Hace poco, resumía Adolfo Moreno en un artículo la historia de VOX en tres etapas: una primera, fundacional, con Ignacio Camuñas, exministro de la UCD y el que fuera vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal-Quadras;  una segunda, con la llegada al liderazgo de Santiago Abascal y la gente vinculada a la fundación DENAES (Defensa de la Nación Española), con Javier Ortega-Smith o Iván Espinosa de los Monteros entre otros; y una tercera, con la llegada de Rafael Bardaji, en marzo de 2018, directamente al Comité Ejecutivo Nacional de VOX.

Este último, extremeño salido de la Universidad Complutense de Madrid, donde estudió Sociología y Ciencias Políticas, es una figura tan clave como desconocida en la evolución actual de VOX. Este proceso está culminando, ya no solo con su presencia en las instituciones, sino con VOX como elemento de gobiernos autonómicos y municipales merced a pactos con el Partido Popular y Ciudadanos. Fundador en 1987, al calor del referéndum sobre la permanencia en la OTAN del año anterior, del GEES (Grupo de Estudios Estratégicos), un think-tank conservador dedicado a análisis geopolítico de la seguridad y la defensa. Desde entonces empieza a obtener proyección como valor de la nueva derecha española. Participó también en otro conocido laboratorio ideológico del conservadurismo, el Real Instituto Elcano, en calidad de subdirector de Investigación y Análisis. Aquí coincide con el que fuera ministro con Aznar, Eduardo Serra, primer presidente del Elcano, quien le tendría como asesor en su época al frente del ministerio de Defensa, cargo que mantendría también con el siguiente ministro: Federico Trillo. Esta órbita sobre el entorno de José María Aznar le facilitó el acceso a la fundación FAES como director de Política Internacional, el think-tank presidido por el expresidente del gobierno, entre 2004 y 2016.  

De hecho, Bardaji es quien acompaña a José María Aznar en sus visitas a la Casa Blanca, donde toma contacto con Steve Bannon y John Bolton entre otros, y con quien el expresidente prepara sus intervenciones en la universidad de Georgetown. Especializado en geoestrategia y defensa, reconocido experto en oriente medio y muy vinculado al pensamiento neocon norteamericano, se convierte en una figura de mucha relevancia en las relaciones internacionales del Partido Popular. De hecho, Rafael Bardaji es considerado una de las opiniones de peso en la política exterior de Aznar respecto a la invasión de Irak. 

Rafael Bardaji junto a Steve Bannon (fuente: VOX)

Habitual articulista en varios medios conservadores, su posición en el GEES le ha permitido colaborar además con The Henry Jackson Society, un grupo ultraconservador británico especializado en política exterior y seguridad, y con el polémico medio de comunicación Breitbart, de extrema derecha, que precisamente dirigió hasta 2017 el posteriormente estratega de Donald Trump, Steve Bannon.

Conocido pro-sionista, “España no se entiende sin las raíces judeocristianas”, fundó en 2010 la Fundación Friends of Israel Initiative, que actualmente dirige, junto a Enrique Navarro Gil, empresario vinculado al sector armamentístico y ex asesor de Defensa en los gobiernos de Aznar; Carlos Bustelo, ex ministro de Industria y Energía en la época de Adolfo Suárez y reciente candidato de VOX al Senado; y Pablo Casado, actual Presidente del Partido Popular, que ejercía en ese momento de director de gabinete de José María Aznar y contra quien Bardaji cargaba recientemente por su rechazo a las posiciones de VOX

Esta fundación se presenta en su web como fruto de “un encuentro de alto nivel bajo el liderazgo del expresidente de España José María Aznar”, y presume de tener entre sus asociados al Nobel de la Paz David Trimble, el expresidente de Perú Alejandro Toledo, el ex primer ministro de Canadá Stephen Harper o Larry Ellison, fundador de Oracle, entre otros destacados miembros. Su aspiración es convertirse en un lobby pro sionista en las altas esferas de Unión Europea, al más puro estilo de los lobbies americanos. 

 

Delegación de la Friends for Israel Iniciative en un encuentro con el secretario general de la ONU Antonio Guterres. Rafael Bardaji es el primero de la izquierda.  (Fuente: http://www.friendsofisraelinitiative.org)

En marzo de 2018, Rafael Bardaji abandona el Partido Popular, al que ya no considera de derechas. El “aparente” distanciamiento ideológico del partido de Casado hacia VOX ha quedado patente con el reciente “derechita cobarde” que Santiago Abascal dedicó al que también fuera su Partido. Poco después de su salida del PP, Rafael Bardaji hace pública su afiliación a VOX, al que considera como “la derecha no tradicional”, y donde directamente recae en el Comité Ejecutivo Nacional. Allí se le presenta en un multitudinario acto en el teatro La Latina como el principal asesor de José María Aznar en materia internacional. Desde su llegada al partido ultraderechista, el anteriormente considerado como una de las voces de mayor peso en la política internacional de los gobiernos de Aznar, ha mantenido reuniones con Steve Bannon, ahora en horas bajas por su fracasado proyecto The Movement, algo que ya pronosticaba el propio Bardaji; ha visitado en varias ocasiones a John Bolton, Consejero de Seguridad Nacional de Trump y vinculado también a la Friends of Israel Iniciative; y ha sido uno de los pilares ideológicos neocon del crecimiento experimentado por VOX en las últimas elecciones, gracias en parte a una gran estrategia de difusión en redes sociales, algo muy en la línea de Bannon. Pero su trabajo más remarcable ha sido el de fortalecer las ahora potentes relaciones internacionales de VOX y garantizar a su partido el apoyo de los neocon americanos, vinculados principalmente al sionismo, como la poderosa American Israel Public Affairs Committee (AIPAC), el mayor lobby pro-israelí de Estados Unidos.

Bardaji, vinculado en su juventud a las ideas del Partido Comunista, tras su llegada pujante a la alt-right española a través del GEES, ya defendía la obligatoriedad de la religión católica y mantenía claras posiciones islamófobas. Su faceta personal, sin embargo, es bastante desconocida: es, curiosamente, aficionado a la fotografía erótica boudoir, al buceo y a la navegación. Pero es su faceta ideológica la que le ha garantizado un perfil carismático: ha defendido públicamente a Chuck Norris como activista político, comparó el “islamismo no violento” con el terrorismo y mantiene como su imagen de perfil en Twitter a Darth Vader, apodo que le pusieron en sus tiempos como asesor del ministerio de Defensa y que el propio partido de extrema derecha utilizó en su presentación, detalles que le han dotado de un aura de carisma misterioso que Víctor Lenore consideraba dentro del giro pop de la ultraderecha en España. 

 https://twitter.com/VOX_Valencia/status/972459446248013826/photo/1 

Con la llegada de VOX a las instituciones, en pleno auge de los movimientos de extrema derecha europeos, pero sin una previsible capacidad de gobierno como la de Salvini en Italia, Le Pen en Francia u Orban en Hungría, se pondrá a prueba su capacidad de madurez como proyecto político, y es ahí dónde el invisible Rafael Bardaji volverá a tener un papel relevante y al que deberemos seguir atentamente.